¿Los perros también sueñan?

Seguro que alguna vez has oído a tu mascota ladrar, gemir, lloriquear o hacer movimientos mientras está durmiendo cómodamente en su cama para perro. ¿Significa eso que está soñando? Así es, los perros, al igual que nosotros, tienen sueños y pesadillas en sus momentos de descanso.

Además, los perros también atraviesan las mismas fases del sueño que los humanos y su actividad cerebral mientras duermen tiene un funcionamiento parecido a los procesos cerebrales de las personas.

Tanto nuestro sueño como el de los perros pasa por dos fases: la no REM y la REM.

La primera engloba varias pequeñas fases en las que el sueño va pasando de más ligero a más profundo y en ella la actividad cerebral es más alta que cuando el perro está despierto. En los períodos de ondas lentas de esta fase no-REM el perro suele recordar lo que ha hecho durante el día.

Pero es en la fase REM, de descanso más profundo, cuando esa actividad cerebral se multiplica y se producen rápidos movimientos oculares, de ahí que reciba el nombre al que responden las siglas REM: rapid eyes movement (movimiento rápido de ojos). Esta es la fase durante la que nuestros perros sueñan y debido a esa gran actividad cerebral es habitual que se agiten, emitan gemidos, muevan las patas o incluso ladren mientras descansan en su cama.

Así pues, no te alarmes si sorprendes a tu perro moviéndose en su cama o le oyes durante la noche, puede que esté soñando que juega en el parque, que le espera su comida favorita o que agitas el collar para sacarle a pasear.

En definitiva, soñar es necesario para los perros tanto como para nosotros y además les ayuda a asentar experiencias, activar su cerebro y, si no se topan con alguna pesadilla, vivir buenos momentos. Por ello, es importante que tengan un buen descanso y que así su cama para perros pueda ser también un lugar para soñar.